La seducción llega a nuestras salas. Directoras de cine.

Este 18 de agosto llegó a nuestra salas la última propuesta de la aclamada Sofía Coppola, La seducción. La película que cuenta con un destacado femenino conformado por: Nicole Kidman, Elle Fanning y Kirsten Dust, además de la presencia masculina por parte de Colin Farrel. La seducción nos sitúa durante la Guerra de Secesión americana, más concretamente en un colegio femenino que recibirá la inoportuna visita de un malherido soldado del ejército confederado. El film, que participó en la última edición del festival de Cannes, le ha valido el galardón a Mejor dirección a su directora.

sofia coppola
Premiere de La seducción en Cannes

Así que con el pretexto de su estreno, hoy queremos honrar a esas mujeres que se pusieron detrás de las cámaras. Haciendo un recorrido histórico y al panorama actual, veremos los nombres femeninos más destacados del séptimo arte.

Los primeros metrajes de ficción, surgidos a finales del siglo XIX y principios del XX, han sido atribuidos a directores como George Méliès (Viaje a la Luna) o Segundo de Chomón (El hotel eléctrico). Lo cierto, es que la primera película narrativa, El hada de los repollos (1896), fue realizada por Alice Guy. Además la directora realizaría el primer film protagonizado exclusivamente por negros, A fool and his money (1912). Olvidada por la historia, atribuyendo sus trabajos a su marido o al anonimato. Desde hace unos años su nombre volvió a la luz, poniendo su legado en el lugar que le corresponde.

hada
Fotograma de El hada de los repollos.

A partir de 1912, cuando el cine estadounidense ya estaba dando sus primeros pasos, el nombre de Louis Weber se dio a conocer. La que fue actriz, acabaría por desempeñar funciones de dirección. El mercader de Venecia (1914) sería el primer largometraje realizado por una mujer. La directora tocaría temas tabúes para la sociedad del momento como: el aborto, la pena de muerte o la drogadicción. Como curiosidad, un jovencísimo John Ford llegaría a ser el ayudante de la directora.

Haciendo un salto hasta la década de los 30, a partir de que nazca la Edad dorada de Hollywood. La industria del cine parecía cerrarse más y más.El papel de la mujer se limitaba a la interpretación, maquillaje, vestuario… A pesar de ello, hubo algunas que sí consiguieron romper estas ataduras. Ida Lupino que trabajaría en el cine a partir de 1940, consiguió llegar a ser directora gracias a la productora que llevaba con su marido, The Filmakers. Realizaría películas tanto de temática social, Outrage (1950), como de género negro, El autoestopista (1953). Ella misma bromeaba, diciendo que “era la Don Siegel de los pobres”.

Ida-Lupino
Ida Lupino.

Otro nombre destacado de la época, el de Dorothy Azner. Ella destacaría en laborales de guionista y montadora, su fama en estos trabajos le daría el impulso hacia la dirección. Con una extensa filmografía, llegaría a trabajar con grandes estrellas como: Joan Crawford (The Bride Wore Red), Maureen O’ Hara (Baila, muchacha, baila) o Katherine Hephurn (Hacia las alturas). Su transgresión, carácter y declarado lesbianismo, levantaría ampollas en los sectores del Hollywood más conservador.

Si nos movemos a la Francia de los 60, lugar donde surgiría una de las más notables generaciones de cineastas, la Nouvelle Vaugue. Entre nombres como los de: Truffaut, Godard, Rivette… sobresale un rostro femenino, Agnès Varda. La apodada, “abuela de la Nueva Ola”, al igual que el resto de su generación destacaría por un cine experimental y de temática social. Entre sus obras más destacadas: Cleo de 5 a 7 (1962) o el documental, Las playas de Agnès (2008). Caso similar el de Margarethe von Trotta. Junto a sus compañeros del llamado Nuevo cine alemán (Wim Wenders o Werner Herzog) devolverían al cine germano al panorama internacional. Su película, Las hermanas alemanas (1981), es de lo más destacado del cine alemán.

En las últimas décadas se ha visto un mayor surgimiento de directoras. Esto ha sido muy notable, en parte gracias, en la industria angloparlante que de siempre ha tenido mayor repercusión internacional. Figuras como las Jane Campion (El piano), Sally Porter (Orlando), Lynne Ramsay (Tenemos que hablar de Kelvin), Patty Jenkins (Monster), Mary Harron (American Psycho), o la primera mujer en ganar el Oscar a Mejor dirección, Kathryn Bigelow (En tierra hostil).

¿Y en España? Lo cierto es que tampoco andamos corto. Grandes nombres como la que fue directora de TVE, Pilar Miró (El crimen de Cuenca) o la ganadora del Goya por Te doy mis ojos (2003), Icíar Bollaín. Isabel Coixet es la representante de nuestro cine a nivel internacional, nos quedamos con Mi vida sin mí (2003) y La vida secreta de las palabras (2005). Además cabe destacar la nueva generación de directoras que está surgiendo y apunta muy alto: Leticia Dolera (Requisitos para ser una persona normal), Paula Ortiz (La novia), Carla Simón (Verano de 1993) y Nely Reguera (María y los demás).

 

coixet.jpg
Isabel Coixet recogiendo el Goya a Mejor documental por Escuchando al juez Garzón (2011).

Todavía continuamos en una industria dominada por hombres. A pesar de ello, es una realidad que el papel de la mujer va tomando cada vez más fuerza. Es un hecho positivo que el cine gane diversidad, y por lo tanto en calidad. A más cineastas, más y mejores obras tendremos. Y esto es algo en que gana, tanto espectador, como el propio medio. Así que ya sabéis, no os perdáis La seducción, que viene firmado por una gran cineasta, Sofia Coppola.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s